Foro Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
Existen tratamientos muy eficaces contra la
celulitis, el médico experto de IML le informará.
El tipo de tratamiento a aplicar dependerá
del tipo de celulitis de cada paciente.
La celulitis es un problema
estético habitual en la mujer.
Los tratamientos contra la celulitis
de IML se realizan bajo control médico.
Existen distintos tipos de celulitis y por ello
cada paciente precisa un tratamiento personalizado.
  

Comprender la celulitis

La estructura de la piel

La piel es el tejido más grande del organismo y está constituida por tres capas. Estas capas, situadas horizontalmente y de fuera a dentro, son:

  1. Epidermis (capa superficial).
  2. Dermis (capa media).
  3. Hipodermis o tejido celular subcutáneo (capa profunda).

El médico de IML le informará en consulta médica del mejor tratamiento para su tipo de celulitis

El médico de IML le ayudará a comprender cómo abordar la celulitis

A estas capas se añaden otras estructuras como pelo, uñas, glándulas sebáceas y glándulas sudoríparas.

Epidermis

La epidermis constituye el estrato superficial o externo de la piel y es una capa de poco espesor. No obstante es la capa de la piel responsable del aislamiento del resto del organismo frente al exterior, es una capa resistente, las células superficiales de la piel se cornifican para darle mayor resistencia.

Dermis

La dermis está constituida por tejido conectivo laxo compuesto por unas estructuras celulares fijas:

  • Fibroblastos.
  • Proteínas fibrosas (colágeno y elastina).
  • Sustancia fundamental amorfa (agua, mucopolisacáridos, sales y glicoproteínas).
  • Estructuras celulares migratorias (linfocitos, plasmocitos y leucocitos).
  • Está atravesada por vasos sanguíneos, linfáticos y nervios.

Hipodermis

La hipodermis está formada por un tejido conectivo laxo constituido por grandes lóbulos de tejido graso (entre 0.5-1.0 cm. de tamaño) limitados por tabiques de fibras colágenas delgadas perpendiculares a la superficie (reticulae cutis), escasas fibras elásticas y vasos sanguíneos: capilares, dispuestos alrededor de cada adipocito, existiendo una arteria y dos venas para cada tres adipocitos y vasos linfáticos.

La hipodermis a su vez se subdivide en dos zonas:

  • Grasa areolar: situada entre la fascia superficialis y la dermis y responsable de la aparición de los problemas de textura de la celulitis. La capa de grasa de esta zona varía con los cambios de peso.
  • Grasa profunda: situada a continuación de la fascia superficialis, entre ésta y la fascia muscular. Es la responsable de los acúmulos de grasa localizados que distorsionan la silueta, también se llama lipodistrofia. No varía sustancialmente con los cambios de peso.

Evolución de la celulitis

La evolución de la celulitis pasa por las fases clásicamente descritas.

El mecanismo fundamental de la celulitis es una alteración de los diferentes elementos del tejido conjuntivo subcutáneo, con hiperviscosidad de la sustancia fundamental, junto a estasis o estancamiento capilaro-venular y linfático, y producción de fibrina, en forma de fibras o placas.

En la formación de la celulitis se distinguen distintas fases

En la formación de la celulitis se distinguen diversas fases

Fases de la celulitis

En la formación de la celulitis se distinguen diversas fases:

  • Fase 1: se caracteriza por una micro­circulación venosa y linfática más lenta (por insuficiencia valvular) de la zona afectada. Aparece estasis venoso y permeabilidad capilar anormal, congestión del tejido subcutáneo, vasodilatación, exudación plasmática y edema intersticial.
  • Fase 2: debido a este problema circulatorio y a la persistencia de la estasis sanguínea, los linfáticos y las vénulas se hacen más permeables, dejando salir líquido al exterior. Así se inicia la edematización del tejido conjuntivo. Este exudado plasmático se va organizando y colagenizando. La trama de fibras conjuntivas se disocia, por ello la piel comienza a perder elasticidad.
  • Fase 3: esta extravasación de líquido dificulta, todavía más, la nutrición celular y la eliminación de los catabolitos que quedan en la zona. Con ello el edema se va transformando en una sustancia más den­sa y viscosa, tipo gelatina, y por ello se denomina estado gel.
  • Fase 4: la irritación que provoca esta sustancia gelatinoide sobre los fibroblastos excita la producción de fibrina, que prolifera formando auténticas redes que engloban a todos los elementos estructurales: células grasas, vasos venosos, linfáticos y nervios.
    • En esta proliferación fibrosa, las fibras conjuntivas se adhieren superficialmente a la piel y en profundidad a las aponeurosis musculares, lo cual, junto con el edema existente, se manifiesta en forma de la característi­ca "piel de naranja", con aspecto externo de zona acolcha­da. Por otra parte, la compresión de las terminaciones ner­viosas puede producir dolor.
    • En esta fase fibrocicatricial hay también alteración de los capilares. Los micromódulos comprimen las arteriolas y los nervios.
  • Fase 5: la fibrosis se agrava y además de los tractos fibro­sos verticales aparecen formaciones compactas (nódulos o placas) que primero son micronodulares, que se unen entre sí formando los macronódulos y que comprimen las células, los vasos lin­fáticos y los nervios, perpetuando el cuadro local.

Cada paciente debe ser diagnosticado en cuanto a su tipo de celulitis y su fase evolutiva porque los tratamientos eficaces contra la celulitis se deben seleccionar específicamente para cada caso.

El médico de IML explica a cada paciente cual es su tipo de celulitis y su tratamiento ideal

El médico de IML explica a cada paciente cuál es su tipo de celulitis y su tratamiento ideal

En IML un médico experto estudiará al paciente y le propondrá el tratamiento más idóneo, puede solicitar consulta gratuita para estudiar su caso.