Foro Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
Existen tratamientos muy eficaces contra la
celulitis, el médico experto de IML le informará.
El tipo de tratamiento a aplicar dependerá
del tipo de celulitis de cada paciente.
La celulitis es un problema
estético habitual en la mujer.
Los tratamientos contra la celulitis
de IML se realizan bajo control médico.
Existen distintos tipos de celulitis y por ello
cada paciente precisa un tratamiento personalizado.
  

Causas de la celulitis

Causas específicas de la aparición de la celulitis

Existen varias causas específicas la celulitis, como son los factores genéticos, endocrinos, dietéticos y otros que influirán en la manifestación más o menos intensa de este problema estético tan común en la mujer. La celulitis es una patología multifactorial.

  • Factores congénitos.
  • Factor endocrino: es significativo que la celulitis aparezca en muchos casos coincidiendo con los cambios hormonales de la mujer (pubertad, embarazo, post-parto, toma de anti­conceptivos o menopausia). Además, tanto los estrógenos como la progesterona tienen un efecto directo sobre el tejido graso, siendo responsables del aumento del volumen de los adipocitos.
  • Factores psicosomáticos: las mujeres con ansiedad, es­trés, tensión o problemas emotivos, están mucho más predis­puestas a la aparición de celulitis.

Malos hábitos dietéticos que empeoran la celulitis

Malos hábitos que empeoran la celulitis

  • Factores dietéticos: una alimentación con hábitos tóxicos (tabaco, alcohol, comida rápida o abuso de picantes) acelera la aparición de la celulitis. Por ello, al realizar prescripciones die­téticas, hay que tener en cuenta más la calidad de los ali­mentos que su cantidad.
  • Factores mecánicos: en toda celulitis hay un componente de alteración de la microcirculación. Por ello es muy frecuente que en mujeres con celulitis se manifiesten problemas de re­torno venoso, dolor, pesadez, cansancio de piernas y varicosidades.
  • Diferencias de género: es más común en el género femenino.

La celulitis es un problema estético femenino

La celulitis es un problema estético femenino

Características de la celulitis

La celulitis se caracteriza por la presencia de protrusiones de grasa en la zona de la unión dermo-hipodérmica. Puede ser causada por las diferencias estructurales del tejido conectivo femenino bajo la influencia de los factores descritos anteriormente. Además, la celulitis es más evidente con la ganancia de peso.

Características de la celulitis

Celulitis se caracteriza por la protrusión de la grasa hacia la superficie de la piel

Las mujeres tienen una fina capa de grasa areolar, más fina aún en la región femoral. El tejido graso que se desarrolla durante la pubertad es de mejor calidad en mujeres que en hombres. Esto puede explicar la influencia de estrógenos, porque el 17 beta estradiol estimula la replicación de adipocitos. Los adipocitos de la región glúteo-femoral son más grandes y tienen más influencia de las hormonas sexuales femeninas, por lo que aparecen metabólicamente más resistentes y estables a la lipólisis. Por otro lado, el estrógeno aumenta la respuesta de los adipocitos a los receptores antilipolíticos alfa 2 adrenérgicos.

Las únicas hormonas que actúan en la lipólisis en los adipocitos humanos son las catecolaminas (epinefrina y norepinefrina, que son lipolíticas) y la insulina (antilipolítica).

Funcionalmente, éstas marcan regiones diferentes en sus acciones hormonales y metabólicas en el tejido adiposo humano.

La acción lipolítica estimulada por las catecolaminas es más efectiva en el tejido graso abdominal y menos responsable de la grasa de la zona glúteo-femoral.

Diferencia en la aparición de celulitis en hombres y mujeres

La causa de la diferencia en la aparición de celulitis entre varones y mujeres radica en la distinta disposición de la estructura del tejido subcutáneo entre los sexos.

La estructura de la piel de la mujer explica la aparición de la celulitis

La diferencia de estructura de la piel en la mujer explica la aparición de celulitis

En las mujeres, los lóbulos de tejido de grasa de la hipodermis son de gran tamaño y están separados por delgados tabiques de tejido conjuntivo dispuestos de forma perpendicular a la dermis, además la separación conjuntiva entre la dermis profunda y la hipodermis es irregular y discontinua. Sin embargo, en el hombre, estos tabiques de fibras conjuntivas son más gruesos y están distribuidos de forma poligonal, asentando sobre una separación dermis-hipodermis regular y continua. La presión de los lobulillos de grasa en la piel del varón se refleja en todos los sentidos y sobre todo hacia la base, haciendo que se distribuya de modo más regular, por ello la piel muestra una superficie de relieve homogéneo.

En cambio, la especial conformación de los tabiques fibrosos en la mujer, permiten que los lobulillos del tejido graso ejerzan presión contra la superficie de la piel, por lo que alteran su regularidad en la superficie. Además los tabiques fibrosos, en el caso de la piel con celulitis, se endurecen y contraen haciendo que la irregularidad de la piel se intensifique, dando lugar al característico efecto capitoné o piel de naranja.